• Calle Mayor 26, Jaca (Huesca)
  • Lun - Sáb 9.30 - 13.30 y Lun - Vie 16.30 - 20.00

LENTES DE CONTACTO

     Como ya sabemos, en los ojos podemos encontrar numerosos problemas refractivos como son miopía, hipermetropía, astigmatismo (a veces combinado con una de las dos ametropías anteriores) y presbicia, comúnmente conocida como “vista cansada”.

     En la actualidad muchos de nuestros pacientes nos solicitan la corrección de estos defectos refractivos mediante LENTES DE CONTACTO.

        Debido a la mejora en el diseño, tallado y materiales actuales, podemos corregir los defectos de visión en un porcentaje altísimo de casos, así como buscar soluciones para aumentar el porte de las lentillas, aumentar el confort o incluso mejorar la sintomatología producida por el síndrome visual informático en usuarios de lentillas.

Para corregir todos estos problemas disponemos de:

 

Lentes de Contacto Rígidas o Semirrígidas → Este tipo de lentes de contacto nos permite una personalización total para conseguir la corrección de cualquiera de los defectos refractivos en cualquiera de sus variedades. Además también son usadas para el control y corrección de ectasias (deformaciones corneales) .

¿Cuáles son sus ventajas y desventajas?

Una de las principales ventajas que presentan las lentes de contacto rígidas es que son más sencillas de manipular. A diferencia de las blandas, no se giran del revés, lo cual es un gran punto a favor. Además, debido al mayor aporte de oxígeno, durante el parpadeo se produce más lágrima, reduciendo con ello el riesgo de sequedad ocular.

A todo ello hay que sumar que no hay ningún tipo de limitación de tipo paramétrico porque existe la posibilidad de fabricar lentillas duras de cualquier graduación y tamaño. Si hay algo que realmente agradecen quienes llevan este tipo de lentes de contacto es que la visión es mejor que con las blandas.

Sobre su durabilidad, duran más porque envejecen de forma más lenta. Y, por último, cabe señalar que son las más recomendadas para corregir determinados problemas como la deformación corneal.

La principal desventaja de este tipo de lentillas es que su proceso de adaptación es más largo, pero no pasa absolutamente nada. Una vez el usuario se acostumbra a ellas, se convertirán en una parte esencial en su día a día.

Consejos de uso y mantenimiento

La limpieza es un factor esencial para el cuidado de los ojos y de las lentillas duras a largo plazo. Antes de quitarlas, deben lavarse las manos con jabón pH neutro y abundante agua tibia. Luego, se aplica un producto de limpieza especial para las lentes en ambas caras y se frotan con suavidad entre los dedos índice y pulgar. El siguiente paso consiste en aclarar con solución salina y colocar las lentillas en el estuche de conservación con líquido. Por supuesto, este estuche hay que limpiarlo a diario.

Para ponerlas, también deben lavarse las manos. Luego, se utiliza la yema del dedo índice para sacar las lentes del estuche de conservación. Y se aclaran con la solución de mantenimiento. Lo ideal es ponerse la lente izquierda con la mano derecha, y la lente derecha con la mano izquierda. Hay que tirar ligeramente del párpado inferior hacia abajo y colocar cada una de las lentes justo en el centro del ojo.

En conclusión, las lentes de contacto rígidas son más recomendables que las blandas. Si se quiere obtener más información, se aconseja visitar nuestra web.

 

Lentes de Contacto Blandas o Hidrofílicas → Son las lentes que estamos más acostumbrados a ver, muy cómodas desde un primer momento, con gran contenido en agua y excelente transmisibilidad de oxígeno. Existen dos tipos de materiales básicos:

  • Hidrogel → material muy cómodo, con mucho contenido en agua y en el que se fabrican todo tipo de geometrías para corregir todos los errores refractivos.
  • Hidrogel de Silicona → material similar al anterior que incluye un pequeño porcentaje de silicona para aumentar la porosidad del material y que el ojo así “respire” más y mejor. Ideales para gente exigente y que requiera de un uso prolongado de las lentillas (aprobadas por la FDA de EE.UU. para su uso durante 29 noches seguidas sin retirarlas del ojo).

Uso

El empleo de esta lente de contacto, a día de hoy, ha avanzado mucho. Por eso, pueden resultar aconsejables tanto para corregir la miopía como para aquellos pacientes que padezcan otros problemas de visión, como el astigmatismo, la hipermetropía o la presbicia. Al ser blandas al tacto, además, nos facilitan su colocación en el ojo. Por otro lado, requieren de una continua hidratación, por lo que las solemos recomendar a pacientes que sufran de sequedad ocular. Para esta lente, la cantidad y la calidad lacrimal resultan de vital importancia.

Mantenimiento

A la hora de emplear estas lentes de contacto, aconsejamos seguir una serie de pautas para su cuidado, comenzando por el empleo de soluciones de mantenimiento. Estas están compuestas por elementos tales como bactericidas y diversos productos para su conservación. Por lo general, cada lente de contacto lleva la solución más adecuada. No se debería utilizar otra sin consultar con el optometrista.

Por supuesto, la higiene de las lentes de contacto blandas debe ser cuidada. Se debe evitar que las lentillas o su estuche entren en contacto con el agua, ya que esta puede contener bacterias. Antes de ser guardadas, es conveniente frotarlas con la solución de mantenimiento para eliminar depósitos de proteínas o restos de maquillaje. Eso contribuirá a su conservación y mantendrá el ojo del paciente libre de infecciones. ¡Anímate a navegar por nuestra web!

 

Lentes de Contacto Esclerales → Nueva filosofía y geometría de adaptación. Es una lente de contacto rígida de gran tamaño, incluso mayor que una lente blanda. Generalmente usadas en problemas de inadaptación a las lentillas, en pacientes con problemas serios de sequedad ocular como el Síndrome de Sjögren o en pacientes con córneas irregulares (queratocono, post LASIK, degeneración marginal pelúcida).

¿Qué ventajas ofrecen?

La ventaja más destacada de las lentes esclerales es que la córnea sufre mucho menos. Por este motivo se recomiendan a personas que tienen córneas irregulares o con una alta sensibilidad. Además de minimizar el contacto con la córnea, las lentillas crean una superficie regular que protege esta zona de los ojos, la cual está mejor protegida ante traumas accidentales.

A todo ello hay que sumar que son muy cómodas y, además, la visión con ellas es mejor que con las lentillas convencionales. Al estar hechas a medida es mucho más difícil que se caigan, incluso en días de viento. Su tamaño es mayor, de manera que manipularlas es más sencillo.

Y, por último, cabe destacar que, gracias a su permeabilidad, entra mayor cantidad de oxígeno a la córnea. Mantienen una capa de líquido lagrimal entre la córnea y la lente, lo que ayuda a que los ojos siempre estén húmedos.

¿Cómo ponerlas?

Estas lentes de contacto se diseñan y fabrican a medida ya que el perfil tiene que estar perfectamente ajustado a cada paciente. Esta es la razón por la que se necesitan varias visitas al optometrista, en las que los pacientes aprenden cómo ponerse las lentillas y una serie de consejos básicos para su correcto mantenimiento.

Para colocar y quitar las lentes esclerales hay que utilizar una ventosa, y lavarlas a diario con una solución salina específica.

A modo de conclusión, destacamos la idea de que las lentes de contacto escleares son aquellas indicadas para casos especiales, que se fabrican a medida y que no descansan sobre la córnea, sino sobre la esclera. También son más grandes que las lentillas blandas y duras y su nivel de protección es superior.

 

Lentes de Control de la Miopía

Están explicadas en otro apartado de nuestra web a debido a su peculiaridad.

 

        Si tienes cualquier tipo de duda en si eres un candidato ideal para el porte de lentes de contacto no dudes en pasar por nuestro centro, FEDERÓPTICOS VAL, en el cual tenemos la tecnología más puntera (Topógrafo Corneal, Tomógrafo de Coherencia Óptica y Biomicroscopio con Cámara Fotográfica) y la formación más avanzada para hacer las adaptaciones de lentillas lo más rápidas y precisas posibles y además a unos precios muy interesantes.

Nuestros proveedores principales son:

  1. Lentes de Contacto Blandas:
    • COOPERVISION® → lentes de contacto estandarizadas con gran cantidad de geometrías y materiales que nos cubre la corrección de casi todos los errores refractivos.
    • TIEDRA FARMACÉUTICA® → lentes de contacto estandarizadas con gran cantidad de geometrías y materiales que nos cubre la corrección de casi todos los errores refractivos.
    • BAUSCH & LOMB® → lentes de contacto estandarizadas con gran cantidad de geometrías y materiales que nos cubre la corrección de casi todos los errores refractivos.
    • MARK’ ENNOVY® → lentes de contacto personalizables 100% para los casos en los que no llegamos a cubrir las necesidades de un paciente con lentes estandarizadas.

     

  2. Lentes de Contacto Rígidas o Semirrígidas:
    • CONÓPTICA® → lentes de contacto personalizables 100% con con multitud de materiales y geometrías para conseguir compensar todo tipo de problemas refractivos. Además son nuestros proveedores de LENTE ESCLERAL.
    • INTERLENCO® → lentes de contacto personalizables 100% con con multitud de materiales y geometrías para conseguir compensar todo tipo de problemas refractivos.