• Calle Mayor 26, Jaca (Huesca)
  • Lun - Sáb 9.30 - 13.30 y Lun - Vie 16.30 - 20.00

Historia

Historia

En la segunda decena del siglo pasado, Clemente Baras abrió en Jaca un establecimiento de relojería, con una pequeña sección dedicada a la óptica ya que entonces, como no había regulación de la profesión de óptico, la venta de gafas estaba asociada a las relojerías y joyerías. La labor del óptico consistía exclusivamente en proporcionar al cliente las gafas y sus cristales correspondientes recetados por el médico oculista.

En el año 1955, Gregorio Val, que ya trabajaba en la relojería de Clemente Baras, tras el fallecimiento de éste, se hizo con el traspaso del establecimiento. Al año siguiente, en el curso 1956-57 acudió a Madrid para realizar los estudios pertinentes en el Instituto de Óptica Daza de Valdés, a fin de obtener el Diploma de Óptico de Anteojería que  había creado recientemente el Ministerio de Educación para regular una actividad ya muy demandada por la sociedad.

Gabinete antiguo de la óptica
A partir de entonces la empresa se denominó Óptica y Relojería G. Val hasta el año 1980; al hacerse cargo de la empresa su hijo José Luis Val, también óptico, decidió prescindir de la relojería para centrarse exclusivamente en el desarrollo profesional como óptico, para lo cual montó un gabinete de optometría de última generación para el correcto ejercicio de la profesión. Así el establecimiento pasó a denominarse Óptica Val.

 

Llegamos a 1990. La necesidad de modernizar la estructura de la empresa y hacerla más competitiva, nos empujó a asociarnos a la Cooperativa Federópticas junto con varios compañeros que compartíamos las mismas inquietudes. Esta cooperativa se fue ampliando, y dado el desarrollo que iba adquiriendo, se constituyeron nuevos estatutos para dar cabida a más compañeros ópticos y pasó a llamarse en 1993 Federópticos, por lo cual adoptamos el nombre de Federópticos Val que es la denominación actual.

Fachada óptica
Con la entrada del nuevo milenio en el año 2000, Federópticos Val lo celebra cambiando la ubicación de la óptica a un nuevo local muy próximo al anterior, más amplio y donde podemos dar los servicios a nuestros pacientes con más comodidad y mayor compromiso de satisfacción.

En 2004 se incorpora a la empresa Luis Val, hijo de José Luis y nieto de Gregorio, tras acabar sus estudios de diplomatura en óptica y optometría los amplió posteriormente en el Centro Boston de Optometría así como la consecución del nuevo título de Grado en Óptica y Optometría y más adelante el de Máster Oficial en Optometría Clínica. Todo este bagaje académico le sirvió a Luis para entrar en la Universidad de Zaragoza como profesor asociado durante dos cursos en la Escuela de Óptica y Optometría de dicha universidad.

Fachada actual de la tienda

Debido a las inquietudes profesionales de Luis así como a la mayor demanda de servicios ópticos por parte de la sociedad, seguimos en constante formación así como renovando el material e instrumental del gabinete optométrico; aplicando las más novedosas técnicas de detección y tratamiento de anomalías visuales.

Después de toda una vida dedicada a la profesión de óptico-optometrista,  a finales del año 2017, a José Luis le llega el tiempo de jubilarse por lo que traslada la dirección de la empresa a su hijo Luis.